Body Cameras on Police, ¿vuelve el docu-reality?

Uno de los modelos de cámara que utilizan los agentes de policía

Seguramente a algunos de vosotros os ha pasado lo mismo que a mi. Vi un vídeo editado de una body camera de un agente de policía norteamericano. No pude evitarlo, inmediatamente me vino a la mente el docu-reality de televisión Cops o Policías en acción en España.

Footage recorded from a body cam shows a police officer dragged along the road after a suspect drives off with his arm trapped inside a seatbelt. More here: http://trib.al/jIMe6MZ

Posted by Sky News on dijous, 14 / maig / 2015

Esta vez el formato no se ‘adapta’ al equipo de televisión que ‘participa’ en operaciones policiales. Continúa siendo real, pero ahora es inmersivo. Gracias a las Body Cameras on police norteamericanas. Los únicos narradores son los propios policías, pero la perspectiva no es de un tercero, si no que, la diferencia esta que se ‘apunta’ directamente al ciudadano o sea que la única perspectiva que tenemos es la del funcionario. A nivel informativo puede ser muy importante, pero hay muchas cuestiones legales de privacidad que están haciendo correr ríos de tinta en la administración pública norteamericana.

Pero, ¿qué son? Se trata de pequeños dispositivos que se adosan a los uniformes de los policías (también vienen incorporadas en accesorios como anteojos), no intrusivos y que no interfieren en las tareas de los oficiales.

North Charleston mayor orders police body cameras after #WalterScott shooting. Will it prevent another killing? Here’s how these cameras work.

Posted by The Daily Share on dijous, 9 / abril / 2015

El inicio

Una cámara. Tan simple como colocar una cámara de vídeo en la solapa de un agente de policía. La tecnología al servicio del orden público y, por qué no, a la transparencia de los contenidos y a frenar la militarización tan cuestionada de la policía en Estados Unidos. El uso de estos dispositivos se remonta al 2012 en Rialto, una pequeña ciudad en el condado de San Bernardino de California. Experimentaron con equipar a sus oficiales de policía con cámaras. Estos registraron unas 12 horas por jornada, lo cual fue subido automáticamente al final de cada turno, donde se analizaba el contenido en una base de datos central. Cuando los investigadores estudiaron el efecto de las cámaras en el comportamiento de la policía, las conclusiones fueron sorprendentes. En un año, el número de quejas presentadas contra agentes de policía en Rialto se redujo en 88% y el ‘uso de la fuerza’ se redujo en un 59%. “Cuando se pone una cámara en un oficial de policía, tienden a comportarse un poco mejor, seguir las reglas un poco mejor”.

Un día con una body camera on police

Contratos suculentos

De ahí otras ciudades siguieron el ejemplo. En agosto de 2014. La policía de Bellimham empezó a utilizar las body cameras para grabar algunos arrestos e interacciones con los ciudadanos. Con ello se firmó un contrato de 130.000$ para cámaras (algunas pueden llegar a costar unos 1.000$ la unidad) y almacenamiento de datos con la empresa Taser International, la misma empresa que fabrica pistolas paralizantes. Existen al menos cinco grandes empresas que comercializan este tipo de cámaras conocidas como body cam’s. Es tal la preocupación y el interés en evolucionar tecnológicamente que hasta el presidente Obama firmó un acuerdo, la semana pasada, para proveer de body cam’s a unos 50.000 policías. El gobierno de EE.UU.  llevaba tiempo tomando varias acciones, entre ellas estas cámaras. El motivo para agilizar la inversión: mejorar las relaciones entre la policía local y las comunidades (afroamericanas, principalmente) a raíz de la muerte de Michael Brown en Ferguson, Missouri, y sus secuelas. Para entender todo éste proceso os recomiendo la lectura de las ‘Leyes de Michael Brown’.

El almacenamiento de vídeo: el tamaño importa y es muy caro

No es de extrañar que Obama buscara financiación para agilizar la innovación tecnológica en el cuerpo de policía. No todos los departamentos pueden costearse esta implantación que acabará por extenderse por todo el país. Los equipos son caros y aún más el almacenamiento y la gestión de estos archivos. De momento algunos departamentos pueden pagar por su propio almacenamiento con servidores adicionales o discos duros más grandes. O pueden pagar por el espacio en la ‘nube’ o por la gestión de una empresa privada u organización independiente. Se están cobrando una media de 19$ por oficial/mes para el almacenamiento en servidores. ¿Una gran ciudad podría asumir ese coste? El archivo, salvo lo contrario, se mantiene tan sólo 90 días. ¿Qué pasa si el vídeo tiene que ser almacenado durante años a la espera de un juicio por asesinato de concluir después de apelaciones? Vayan haciendo cálculos. Se ha convertido en un gran negocio. Después de Ferguson, las acciones de Taser Internacional y Vievu (fabricante de body cameras) se han duplicado. Estas empresas han desarrollado sistemas automatizados de gestión de archivos, Evidence.  El sistema de carga de vídeo se convertirá en el sistema de gestión por defecto de un departamento de policía para todo tipo de evidencia digital (fotos, informes y vídeos).

¿Por qué son importantes las body cameras on police?

El vídeo testimonial es a menudo una herramienta muy importante no sólo para la administración, si no que también para los medios de comunicación. En las protestas que siguieron a la muerte de Brown en Ferguson, vídeos de smartphones documentaron el comportamiento agresivo por la policía y tuvieron una gran repercusión a nivel mundial gracias a la difusión a través de la prensa. Ahora, poner cámaras integradas en el cuerpo de un oficial de policía ayudará a garantizar que se registren las interacciones entre policías y civiles. Sin las cámaras y la publicación de su contenido en la prensa, el público se queda con versiones contradictorias de la policía y testigos. Las cámaras podrían beneficiarse tanto del público como de la policía y evitando un posible abuso policial. Las body cam pueden ser tremendamente importante, pero plantean otras preguntas acerca de la privacidad, la transparencia, y quien controla el material de archivo.

¿Quién puede obtener el vídeo?

Una de las cuestiones más difíciles es quien puede conseguir el vídeo. El contenido debe de proteger la privacidad de los registrados. En algunos estados están actualizando sus leyes para controlar el acceso a este tipo de contenido. Esto ha llevado a una pregunta urgente, sobre todo para los periodistas: ¿Quien debe ser capaz de ver los vídeos grabados con estas cámaras normalmente conectados a la ropa de la policía o de los cascos? ¿Los periodistas deberían tener acceso a los vídeos en comparación con el resto del público? ¿Podrían imponer restricciones a la divulgación de información de identificación de personas y/o localizaciones? una respuesta estaría en el caso de éste vídeo. La policía de Arizona lo publicó en respuesta a la Libertad de las solicitudes de información de los medios locales. Muestra a un oficial llegando a una casa y tiene una conversación aparentemente tranquila con un sospechoso de violencia doméstica. El agente acaba muerto y el sospechoso se suicida. La grabación acaba antes de que veamos disparos. Sin embargo, a sabiendas de lo que pasó después, hace que el video sea más inquietante. Los ciudadanos empatizaron con el cuerpo de policía. Pero por contra, la publicación de éste documento en los medios locales irritó mucho a la familia del policía. Es un recordatorio constante y dolorosa de un ser querido perdido. No aportó nada nuevo al caso esta publicación ¿Dónde debe ser trazada la línea ética en los medios?

Objetivo: no acabar en YouTube

Uno de los grandes dilemas de la seguridad es quiénes nos controlan y cómo. Encontrar un equilibrio entre la privacidad y la transparencia. Un debate que esta llevando de cabeza a los legisladores norteamericanos. Hay que asegurarse que el ciudadano, es el más vulnerable, no acabe en YouTube. Gran parte de la preocupación gira en torno a la privacidad, especialmente para las víctimas de crímenes, transeúntes y personas que podrían ser registrados durante las detenciones. Un asunto que preocupa mucho a los ciudadanos quienes piensan que se vulnera su privacidad. Es el caso de Minnesota que centró muchas críticas al gobierno por permitir que circularan algunas imágenes que registraron momentos muy delicados entre agentes y ciudadanos. Es por eso que la cadena MPRNews realizó el siguiente reportaje: ¿El gobierno de Minnesota debía dar acceso libre a todos o la mayoría de los vídeos que graban los agentes de policía durante una jornada laboral?

Buenos polis

Algunas de estos vídeos han tenido un impacto sustancial en la interpretación de la mala conducta de la policía en el último año en EE.UU. Algunos ejemplos notables: la muerte de Eric Garner por un un oficial de policía de Nueva York o la suspensión de un oficial de St. Louis por apuntar con un rifle a, y amenazar de muerte a los manifestantes en Ferguson. Aún así el USA Today realizó una encuesta en su web y un 52% aprobó su uso.

La grabación puede recordar al público que los policías suelen hacer cosas peligrosas y, también, heroicas. Este vídeo captó la atención de los medios nacionales. Un oficial de policía de Georgia salva a un niño de una casa en llamas.

 

También se pueden dar casos divertidos, como la de éste agente que fue ‘pillado’ imitando a Taylor Swift. El departamento lo utilizó posteriormente para hacer una promoción positiva de estos dispositivos y una imagen amistosa de los agentes.

Esto no es un show televisivo, aunque seguramente hay algún realizador o guionista que planea llevarlo al cine, esto es real. Lo que está claro es que aún hay conflictos a resolver. Decidir cuando apretar Rec y Stop, o sea, establecer políticas de grabación. Así que las grabaciones no violen la privacidad de cualquiera de los agentes de policía o civiles. Un buen uso por parte de los periodistas y medios en su difusión. Las imágenes, ¿se deben de considerar de información pública? Si las únicas personas que pueden acceder a las imágenes son agentes de la policía y las agencias gubernamentales que trabajan, ¿cómo la prensa y los ciudadanos podrán informar y pedir explicaciones? El periodista y el ciudadano simplemente quieren más transparencia sobre la vigilancia de estas nuevas prácticas.

Sobre el autor Ver todos los artículos

Iván Comas

Realitzador de vídeos, tècnic de continguts multimèdia i reporter de viatges a LaVanguardia.com. Gestor Social Media.

1 ComentarioDejar un comentario

  • Estoy totalmente de acuerdo con que se realicen este tipo de prácticas. Por un lado se recoge información que en caso de duda puede ayudar al oficial de policía y por otro, es lógico (humano) que el propio policía muestre un comportamiento más correcto y acorde con la ley. La única pega que veo es que este arma defensiva de doble filo está siempre en manos del policía y nunca del acusado.

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *