Las oportunidades del nuevo periodismo

El director de ABC, Bieito Rubido, abogaba esta semana por cerrar facultades de periodismo y “concentrarlas en 4 centros”. Según Rubido, que participaba en los cursos de verano de El Escorial en la ponencia ‘Prensa y poder político’, “es un error tener 50 fábricas de titulados cuando los medios no pueden asumir tantos trabajadores”. Desconocemos si el director de ABC se refería a estos cuatro centros al estilo de las casas Stark o Lannister de Juego de Tronos o a factorías al estilo de cadena de montaje. Rubido tiene claro, en todo caso que la tarea de los futuros centros “es fundamental porque el periodismo juega un papel muy trascendental en la conformación de la opinión pública, de ahí la necesidad de que haya buenos profesionales de calidad para que hagan información veraz y respeten las exigencias legales de la intimidad y el honor”.

¿No será que la visión del periodismo de Rubido se ha quedado en las antípodas de lo que ahora es capaz de ofrecer los nuevos medios, por un lado, y el periodismo de marca, por otro lado?

¿No será que como dice Tom Wolfe, uno de los precursores del nuevo periodismo de finales del siglo XX, “los periódicos pierden dinero porque no pisan la calle. Se quedan en la mesa, calentitos y haciendo de buenos chicos y cumpliendo órdenes”?

Pensé en titular irónicamente este artículo como ‘Las casas Stark y Lannister del periodismo’, aunque finalmente he decidido que el periodismo es algo más grande que la visión distópica de Rubido.El futuro de la comunicación, en un sentido amplio, es brillante. No lo digo yo, lo dice por ejemplo, el último artículo del blog de Kantar Media: “podemos afirmar con rotundidad que el ámbito de la comunicación no sólo, no está muerto si no que además augura un  futuro brillante”.

¿En qué nos basamos? Ahí van las oportunidades del nuevo periodismo:

1. Reinventarse

Quizás alguien considere que es mejor ser el violinista del Titanic pero nos equivocamos de objeto. El periodismo no es el Titanic, es el iceberg que viaja y cambia de forma en medio del océano. El reto del periodismo es reinventarse. Es cierto que la relación entre periodismo y universidad ha sido compleja. Como argumenta el profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elche, José Alberto García Avilés [leer ‘Nuevos puentes entre periodistas y universidad: una colaboración necesaria’], “A diferencia de otras profesiones, como la medicina o el derecho, donde han existido cauces que vinculaban la universidad y el ejercicio profesional, los periodistas con frecuencia consideran que la institución académica no tiene nada que aportarles e incluso miran con recelo todo lo que proviene de allí”. No obstante, la reinvención debe empezar desde la temprana universidad.

2. Empresas en busca de nuevos profesionales

Dice David Martínez que  es el momento de “evolucionar, emerger del líquido y ponerse de pie para otear el horizonte, tan pixelado. Y parece que, en ese nuevo paisaje, los “medios de empresa” tendrán mucho que decir, ofreciendo nuevas oportunidades a periodistas y comunicadores.” En este post titulado “Sobre la tierra quemada del periodismo brotan nuevas oportunidades profesionales” afirma que es el momento de “evolucionar, emerger del líquido y ponerse de pie para otear el horizonte, tan pixelado”. El brand journalism está ahí afuera, a la espera que lo pillemos al vuelo.

3. Multidisciplinariedad

El periodismo de marca avanza por las oportunidades del mercado. Advierten los colegas de Kantar Media que “La llegada de los medios digitales trajo gran efervescencia a la industria de las comunicaciones –podríamos decir que inicialmente el sector de la comunicación y marketing eran las burbujas, luchando, chocando unas contra otras, en busca de su habitat. Actualmente, esta efervescencia se ha ralentizado y muchas de las burbujas se han mezclado para compartir habilidades”. El periodismo ya no puede ser un compartimiento estanco sino una burbuja que se entremezcla con la comunicación y el marketing.

Es necesario, en este sentido, que los futuros periodistas conozcan las nuevas narrativas y sobre todo los lenguajes propios de los ámbitos más extensos de la comunicación. Tendencias del ámbito del marketing deben ser ahora mismo el pan de cada día de los nuevos profesionales: storytelling, transmedia, inbound marketing, copywriting, etcétera.

4. Curación y datos

La proliferación de base de datos a través de aplicaciones abiertas hacen necesario que los periodistas encuentren oportunidades en dos sentidos: Por un lado, en la curación de los contenidos y las informaciones derivadas de los datos y, por otro lado, que se ordenen y se interpreten estos datos. La curación de contenidos y el periodismo de datos van a la par en este dinámica en cuanto establer minería de las estadísticas. Hace poco vimos el ejemplo de Ojo Público, uno de los ganadores de los Data Journalism Awards 2015 gracias a su trabajo ‘Cuentas Juradas’.

5. Pequeñas redacciones, nuevos medios

Cada vez son más habituales las pequeñas redacciones como la de los compañeros peruanos de Ojo Público. La época de crisis del periodismo es también la época dorada del periodismo emprendedor. A caballo, entre la necesidad y la búsqueda de soluciones, los profesionales están avanzando en la consolidación de proyectos. Los Jot Down, La Marea, LaInformación.com, Público, Tinta Libre o ElDiarios.es están dejando paso a una segunda oleada como Ctxt, Bez, Crític, El Español o Revista 5W.

“No podemos limitarnos a buscar historias”

Por tanto, ante este panorama, es normal que Rubido y los otros asociados de la AEDE intenten delimitar el periodismo en “cuatro centros de investigación” o promoviendo la Tasa Google. ¿Dónde quedan los masters, MOOC, webinars, grupos de investigación, congresos o monográficos?

Por suerte, el periodismo real va por otros derroteros. Va por la cuestión de sobrepasar los problemas derivados de las crisis económica, de independencia y legitimidad y proyectar soluciones. El nuevo periodismo debe construirse como advierte Bárbara Yuste, autora del libro ‘Emprender en periodismo’, desde la marca personal: “el periodista no puede limitarse a buscar historias y a contarlas, sino que debe ser capaz de construir su identidad digital a través de diferentes canales, entre ellos, las redes sociales”.

Por suerte, el periodismo está lejos de la visión de Rubido.

“Tenemos que dejar atrás la sensación de producto informativo y generar la sensación de servicio”
Genís Roca, director de RocaSalvatella (2011)

 

Sobre el autor Ver todos los artículos Web del autor

Miquel Pellicer

Periodista y antropólogo. Nacido el año en que murió Elvis. Educado en los medios de comunicación locales, es autor del blog MiquelPellicer.com. Actualmente, director de Estrategia y Comunicación en Grupo Lavinia. Palabras clave de su currículum: FC Barcelona, Mundo Deportivo, Ayuntamiento de Barcelona, Enderrock, Transversal Web. Galardonado en los Premios Blocs Catalunya 2010 y miembro fundador del BCN MediaLab. Autor del libro Optimismo para periodistas.

4 ComentariosDejar un comentario

  • La postura de Rubido podría aplicarse a universidades privadas, cuya oferta académica responde a la oferta y la demanda (ese es su negocio). Responde también a una visión interna de la prensa no sólo vertical (que siempre ha sido así y no es intrínsecamente malo), sino autoritaria, que eso sí somete al periodismo a intereses y prejuicios.

    Por lo demás, las universidades públicas no están para atender las necesidades del mercado, sino las aspiraciones de la sociedad. A la universidad se debería ir a aprender a pensar.

    Un abrazo

  • Enhorabuena por el artículo Miquel, me parece de lo más acertado y coincido contigo en que en el brand journalism y la multidisciplinariedad están las oportunidades de futuro. Si bien la profesión no anda sobrada de optimismo y los medios y los periodistas están sufriendo hay que pensar en positivo como propones y ver, como hacen los chinos, en la crisis una nueva oportunidad. Saludos!

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *