Las claves de la nueva web de La Vanguardia

La web de La Vanguardia

Curioso efecto dominó el que se está produciendo en los medios de comunicación españoles. La aparición de El Españolla consolidación de proyectos como Eldiario.es o El Confidencialla revolución digital en América Latina, así como la llegada de los millenials media como Buzzfeed o Vice News han impulsando una ola de renovaciones tanto de estructuras como en replanteamientos del concepto multiplataforma de los media del Estado español.

Suenan tambores de cambio en las cabeceras de los principales periódicos que hasta ahora habían puesto sus huevos en la cesta del negocio del papel. El Periódico de Catalunya publicaba hace unos días su línia estratégica para los próximos años: La apuesta por el ‘web first’ y la interacción con los lectores.

Portada de La Vanguardia

Por su parte, La Vanguardia (LVG) ha vuelto a mutar de piel. Ya no es el papel lo que cambia sino su diseño web: desktop, mobile y app. En el siguiente vídeo, los compañeros explican cuáles son los principales cambios, que a grandes rasgos podríamos resumir en estos puntos:

  • Comodidad y sencillez del diseño, así como una organización clara, caminos clave para hacer del responsive la clave del concepto multidispostivo.
  • Bloques temáticos, a través de una guía cromática. Sin ser un recurso novedoso, es un planteamiento interesante que da horizontalidad a la página y segmenta de forma agradable.
  • Menú hamburguesa con una amplia oferta a servicios y canales.
  • Participación vinculada a redes sociales
  • Apuesta por la versión mobile y la app para los nuevos consumidores.

Para ser franco, me parece que La Vanguardia ha aplicado un diseño anglosajón, más cercano a lo que podría ser un híbrido entre The Guardian y Chicago Tribune. Y me parece una buena noticia racionalizar espacios. Ya no tengo la sensación que estoy ante el Tetris habitual que son actualmente muchas páginas web de medios de comunicación.

¿Y si activas el ad-block?

No obstante, La racionalidad y el código de colores pierden su efectividad cuando activas el ad-block del navegador. Los cambios estéticos no parecen ir acompañados por un cambio en el modelo de negocio y esto hace que la web mantenga excesivos espacios publicitarios en background, adwords, módulos interiores y interstitials, dificultando la atención del lector.

La racionalidad y el código de colores pierden su efectividad cuando desactivas el ad-block del navegador

Conseguir entender cómo debe funcionar tu modelo de negocio es la clave en estos momentos. No se consigue fácilmente y hay que adecuar la estructura empresarial a los nuevos paradigmas comunicativos. Es un trabajo con mucho interés y motivador que es todo un reto para un periódico con la tradición como La Vanguardia.

Algunas pistas

Sin entrar demasiado al detalle, advierto que hay asuntos en los que la nueva web, dirigida por Jordi Juan y coordinada por Idoia Sota y Joel Albarrán, se pueden incidir:

  • Servicios. El potencial es muy alto y habría que apostar de forma más clara a apartados como la parilla televisiva, los datos bursátiles y sobre todo, la hemeroteca, uno de los principales activos del periódico fundado por la familia Godó. Ya en sus inicios, en 1881, LVG apostaba por esta línea de contenidos, como podemos ver en estas portadas más que centenarias.
  • Contenidos patrocinados. Aplicados en el apartado de ciencia Big Vang, es una buena alternativa a la masificación de anunciantes. Me parece más efectivo que ‘manchar’ la web con módulos. Aquí podemos leer un artículo sobre los ejemplos del NYT y The Guardian.
  • Periodismo a dos velocidades. El apartado ‘Al Minuto’ -que debería estar mucho más destacado- puede y debe convivir perfectamente con la apuesta de contenidos en profundidad. Buena apuesta por destacar un tema en el primer frame de la web.
  • Periodismo de datos. Algo más que una moda, los datos se han convertido en una tendencia que medios como El Español o El Confidencial están explotando. Buena apuesta, en este sentido, en LVG con el canal VangData.
  • Aplicación. Ofrecer una app que sea algo más que un replicante de lo que se hace en desktop. En la recopilación de apps de noticias publicada hace unos meses ofrecimos un amplio abánico de posibilidades.

Sobre el autor Ver todos los artículos Web del autor

Miquel Pellicer

Periodista y antropólogo. Nacido el año en que murió Elvis. Educado en los medios de comunicación locales, es autor del blog MiquelPellicer.com. Actualmente, director de Estrategia y Comunicación en Grupo Lavinia. Palabras clave de su currículum: FC Barcelona, Mundo Deportivo, Ayuntamiento de Barcelona, Enderrock, Transversal Web. Galardonado en los Premios Blocs Catalunya 2010 y miembro fundador del BCN MediaLab. Autor del libro Optimismo para periodistas.

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *