Steve McCurry: reflexiones sobre un linchamiento

Editor’s Choice #66

Quienes esperen un linchamiento público de Steve McCurry, que no sigan leyendo. Este no va a ser un artículo para rasgarse las vestiduras sobre la polémica que se ha generado en los medios de comunicación y en las redes sociales sobre el uso del Photoshop en algunas de sus fotografías. Dios me guarde de dictar sentencia ante tal ojo privilegiado que nos ha mostrado lo mejor de la humanidad. Tampoco voy a defender lo que ha hecho, solo un poco de respeto.

Más de 30 años de carrera como fotógrafo cubriendo innombrables guerras y revoluciones en todo el mundo, un sinfín de premios entre los que hay la medalla de oro Robert Capa y un archivo fotográfico a la altura de los más grandes de la profesión, le atesora una reputación que no puede irse al traste por un “error de juventud”. Juventud tecnológica y falta de experiencia en este campo, no en el dominio del Photoshop que él ha reconocido que no toca, sino en el poder y la velocidad del oficio fotoperiodístico. Ahora todo se puede contrastar: una escena es retratada desde miles de ángulos, nada escapa a la indagación periodística. Un simple movimiento y aparece o desaparece un elemento que cambia el sentido de la imagen. Antes, los negativos se los quedaba el fotógrafo y decidía cuál era la fotografía que mostraba mejor lo que vio. Ahora debe enviar todas las fotos y lo deciden a muchos quilómetros de distancia.  Esos que gritan y piden su cabeza por “engañar” olvidan que al gran Henri Cartier-Bresson también lo acusaron de reencuadrar las imágenes e inventarse el marco negro del negativo: pienso en la famosa imagen del hombre que salta un charco. Siempre se ha dicho que había un palo de la luz. O que la imagen del miliciano abatido durante la guerra civil española retratado por Capa era un montaje. Sesudos estudios sobre como está puesta la mano, el pie, hasta la hora en que se disparó la fotografía y sus sombras dicen que no coinciden.

Children by Steve McCurry

Children by Steve McCurry

Editores del Time han empezado a rebuscar las imágenes de McCurry publicadas en su medio para encontrar ese defecto que le delate. Muchos se preguntan. ¿Qué necesidad tenía Steve McCurry de modificar una foto? Si solamente con lo que ha representado en el mundo de la fotografía ya se le perdona que la escena no esté compositívamente perfecta…y la tendencia ahora es que no todo esté tan perfecto. Todavía podemos disfrutar de las imágenes de su blog con extensos y maravillosos reportajes.

Children by Steve McCurry

Children by Steve McCurry

Ahora que ya ha pasado un par de semanas desde que estalló el asunto y con el reposado devenir de lo ocurrido, leído y escuchado, es el momento de reflexionar. Y aquí dejo mis puntos:

1.- La fotografía en cuestión es una imagen de Cuba en la que un personaje ha sido desplazado para un mejor equilibrio de los elementos que visualizamos. “Se ha movido” una persona con el flagrante error de principiante en que se le olvida clonar un pie y deja parte del palo de la señal de tráfico. Seguramente él mismo pidió a su ayudante que desplazara al personaje pero solamente debemos cuestionar ESA fotografía y no todo el trabajo de Cuba.

Cuba by Steve McCurry

Cuba by Steve McCurry

2.- Porqué, todo reside en que siempre se le ha considerado un fotoperiodista: un fotógrafo que solamente retrata lo que ve sin modificar nada en la escena ni después en el laboratorio. Pero, ¿y si lo consideramos un fotógrafo? ¿Ha sido él el que se ha puesto el ‘título’ de fotoperiodista, o han sido otros los que le han puesto el nombre?

3.- Retratar las guerras y ser miembro de Magnum Photos, ¿ya le hace fotoperiodista? Y retratar unos niños jugando al fútbol en Etiopía ¿le define como fotógrafo de deportes?

4.- “Tomo mis imágenes con un sentido estético y de la composición. No soy un fotoperiodista, sino un contador de historias” han sido sus escasas palabras en su propia defensa. ¿Desde cuando han sido modificadas sus fotografías, Sr. McCurry? ¿Nos lo podemos creer todo?

5.- Algunos se jactarán de ser más puros, no lo niego sino que lo celebro aunque, personalmente, siempre me creo lo que me enseñan, la experiencia visual se sobrepone por encima de la pureza. Al fin y al cabo, todo se modifica para que dé un sentido.

Todo salió del blog del fotógrafo italiano Paolo Viglione cuando, después de ver una exposición de McCurry, escribió que había detectado un error de Photoshop escandaloso. El pobre Viglione ha tenido que responder en su blog por el linchamiento en las redes de McCurry: él solamente dijo lo que vio sin ningún espíritu de criticar. Aquí os dejamos el enlace del blog de Viglione.

Quando steve McCurry etc etc

quote mccurry

 

Sobre el autor Ver todos los artículos

Carles Vila Rovira

Periodista y fotógrafo. Apasionado por las imágenes en blanco y negro y el fotoperiodismo que cuenta una historia con una sola imagen.

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *