Mujeres de Afganistán

Editor’s Choice #26

Todo arranca en enero de 2009, durante unas jornadas organizadas por ASDHA (Asociación por los Derechos Humanos en Afganistán) de la que Mónica Bernabé es la presidenta. Gervasio Sánchez presentó una pequeña exposición sobre la situación de la mujer. Allí coincidió con Manuel Villa, director de cooperación del Ayuntamiento de Barcelona, quien le propuso financiar un proyecto con la temática que quisiera. Así surgió la idea de realizar un extenso y laborioso trabajo para mostrar las condiciones de vida, desde que nacen hasta que mueren, las mujeres de Afganistán. Un trabajo que ha copado los últimos cinco años de uno de los fotoperiodistas más comprometidos con el periodismo, convirtiéndose en el fotógrafo de referencia a nivel mundial sobre la fotografia documental. Suyos son los reportajes sobre las minas (Vidas Minadas), los Desaparecidos en fosas comunes en Latinoamérica, la guerra de Bosnia o el ébola en África.

“No me asusto fácilmente. Pero tengo que reconocer que en Afganistán me he encontrado el peor del ser humano: su incapacidad para sentir empatía y compasión hacia las víctimas, y unos grados de violencia e impunidad difíciles de presenciar en otros países ” – Gervasio Sánchez

 

Gervasio Sánchez ante los retratos de las chicas futbolistas

Gervasio Sánchez ante los retratos de las chicas futbolistas y boxeadoras

 

Con este bagaje, se presenta en el Palau Robert de Barcelona hasta el 15 de febrero de 2015, la exposición ‘Dones. Mujeres. Women. Afganistan’, con los textos perfectamente explicativos de Mónica Bernabé, única corresponsal española en el país.

El proyecto ayuda a profundizar en las causas de la violencia contra las mujeres y los problemas que genera, más allá de juicios de valor simplistas o superficiales basados en clichés, como el uso del burka o el velo islámico Mónica Bernabé

Una violencia que empieza a muy temprana edad. La tradición de matrimonios concertados está muy extendida. Muchas niñas son vendidas o cambiadas mediante el trueque por otra niña, por una cantidad de dinero que oscila entre los 1350 euros y los 8000 euros y que depende de la etnia, el status social o la tribu a hombres solteros o ya casados y con hijos que repudian su primera mujer. Como la compro, es mía y puedo hacer lo que quiera. Maltratos, violaciones, vexaciones. Y no sólo por parte del hombre, sino también por la familia. Situaciones que algunas mujeres no pueden soportar y deciden quitarse la vida. Otras se volverán drogodependientes del opio. ¿Y si una mujer se quiere divorciar? Deberá devolver el dinero que el hombre pagó por ella. Una quimera.

Los retratos de Gervasio Sánchez no ofrecen ninguna concesión. Son directos, como todo el trabajo fotoperiodístico del periodista aragonés y en ellos muestra la valentía de cada mujer en la mirada, en cada gesto captado. Durante la entrevista que realizamos el 20 de octubre de 2014 en el Editor’s Choice #16 , Sánchez ya nos habló de su procedimiento al realizar las fotografías de sus reportajes: siempre pide permiso al fotografiado, le explica lo que va a hacer y cuál es el motivo del reportaje. Destaca: “Me quedo con la generosidad de la gente a la que he fotografiado y sólo puedo estarles agradecido”.

Visitantes en la exposición ante retratos de mujeres del correccional de menores.

Visitantes en la exposición ante retratos de mujeres del correccional de menores.

 

Han habido tímidos avances en la creación de leyes para protegerlas gracias a la implicación de algunas mujeres que han sido elegidas como representantes del pueblo en el parlamento afgano. Así mismo, desde el 2004 existe una ley que equipara a hombres con mujeres y desde el 2009, la ley que elimina la violencia contra las mujeres. Desgraciadamente, los tribunales apenas la aplican o la obvian.

La exposición repasa todos los aspectos de la dura vida que llevan muchas mujeres en Afganistan. Una exposición que, para asimilar globalmente el trabajo de estos dos grandes periodistas, no se puede ver solamente una vez. Ni dos.

 

Mujer y artista del graffiti

Y de todos los retratos que realizó Gervasio Sánchez para la exposición, nos quedamos con la historia de Shamsia Hassani. Nació hace 24 años en la ciudad iraní de Kandahar donde su familia, originaria de Afganistán, se hallaba refugiada. A Shamsia el arte le había atraido desde pequeña, pero al volver su familia a Afganistan solamente le dejaron ocuparse en la contabilidad aunque, finalmente, el aerosol y el graffiti acabaron conquistándola después de asistir a un curso que un grafitero inglés impartió en Kabul.

Se puede visitar el trabajo de Shamsia Hassani en Kabul Art Project.

“Las burbujas simbolizan las palabras que las mujeres quieren decir y no dicen porqué en Afganistan no se les da voz”

 

Shamsia Hassani ante uno de sus graffitis

Shamsia Hassani ante uno de sus graffitis

 

Edificio destruído por la guerra de Afganistan y pintado por Hassani

Edificio destruído por la guerra de Afganistan y pintado por Hassani

 

Yo quería hablar de su vida, encontrar alguna manera de sacarlas de la oscuridad, tratando de eliminar todo los malos recuerdos de la guerra, con el revestimiento de las paredes más tristes de la ciudad con colores vivos y alegres” – Shamsia Hassani

Sobre el autor Ver todos los artículos

Carles Vila Rovira

Periodista y fotógrafo. Apasionado por las imágenes en blanco y negro y el fotoperiodismo que cuenta una historia con una sola imagen.

2 ComentariosDejar un comentario

  • Una realidad muda que apenas conocemos por los ecos que nos llegan del terrorismo islámico… Ojalá pudiéramos hacer algo más que echar unas cuantas fotos pero, con todo y con eso, el trabajo de Gervasio me parece admirable.

    Gracias por el artículo, Carles.

    • Muchas gracias por tu comentario.

      En la entrevista que le realizamos hace unos meses a Gervasio Sánchez, hubieron unos comentarios que se quedaron en el tintero. El fotógrafo se lamentaba que en occidente oye demasiadas veces”hay que tener esperanza”, “no está todo perdido”, “algo queda en la gente”. Y es cierto que parece que solamente nos interesan esos países cuando pasan desgracias, pero desde esta sección intentamos dar voz a todos los fotoperiodistas que cubren esos conflictos para darles voz.

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *