Bob Woodward: “El buen periodismo requiere de mucha energía”

Carlos Alsina y Bob Woodward

Entrevista de Carlos Alsina a Bob Woodward, un mito del periodismo. Y es que es uno de los reporteros del Washintgon Post que destapó el caso Watergate que provocó la dimisión de Richard Nixon. Woodward ha participado en el Management Summit de Atresmedia y ha estado en Madrid. Alsina, presentador de ‘Más de Uno’ en Onda Cero, ha hablado con el periodista estadounidense en el Congreso de los Diputados.

[+] Entrevista a Bob Woodward – Onda Cero

¿Qué impresiones se queda viendo el Congreso de los Diputados?

Mis primeras impresiones es que la democracia está viva y que los medios estamos haciendo nuestro trabajo a pesar de la competencia que tenemos con Internet, las redes sociales y la velocidad con la que se transmiten las informaciones. Todo ahora tiene que ser muy corto y que los medios también hacen su trabajo cuando destapan los casos de corrupción, que es de lo que más se habla en el Congreso de Diputados.

¿Qué papel tienen los medios en la actualidad? 

Me parece que la democracia es muy importante. Y en este contexto en los medios de comunicación estamos muy impacientes y queremos información en tiempo real. No dedicamos suficiente tiempo a llamar a las puertas y a recoger información. El buen periodismo requiere de mucha energía y mucho empuje y muchas veces requiere de semanas y meses e incluso años. Es nuestro trabajo y es una cuestión que no podemos olvidar.

Hace poco Carl Bernstein decía que los nuevos medios como blogs y redes sociales son demasiado individuales y no tienen detrás a un redactor jefe que ayuda a enfocar los contenidos y poner a prueba las informaciones…

Ben Bradlee, director del Post, nos decía cuando traíamos una información: “todavía no la tenéis, aquí falta información. Seguid buscando”.

¿Habría existido el Watergate sin Garganta Profunda, Mark Felt? 

La clave del Watergate precisamente es que unimos muchas fuerzas. Teníamos fuentes tanto de la prensa, como FBI, como de la Casa Blanca, como obviamente de Garganta Profunda. Entonces la cuestión es que si confirmas la información de diferentes lugares, tienes más fuerza. Si las quitas, sigues teniendo una buena historia pero no la armas tan bien, pieza por pieza. Watergate no se trataba de un único ladrón sino de múltiples operaciones para tratar de sabotear a todos los que iban en contra de Nixon. Precisamente, en este caso, el senador Edmund Muskie fue uno de los personajes de este caso que se trataron de cargárselo durante todo el proceso y que se trataron de cargar para que Nixon tuviera un oponente más débil.

“Watergate no se trataba de un único ladrón sino de múltiples operaciones para tratar de sabotear a todos los que iban en contra de Nixon”

Le quiero preguntar por una afirmación que hacemos mucho en España. En Estados Unidos lo que no se perdona de un dirigente es la mentira. ¿Esto sigue siendo cierto con un presidente como Trump que se le ha cazado de forma reiterativa con afirmaciones falsas? 

Es una gran cuestión. El otro día, hablando con Carl Bernstein y el corresponsal en la Casa Blanca. Justamente decíamos que no sólo habíamos de seguir la ruta del dinero sino las mentiras. Creo que todo el mundo miente, es parte de nuestro ADN pero lo que hay que diferenciar es si esas mentiras esconden delitos. En Estados Unidos pensamos que la inteligencia rusa ha estado involucrada en las elecciones a gran escala. Todavía no tenemos pruebas. La inteligencia estadounidense dice que sí pero no ha publicado aún las pruebas. La gran pregunta en todo esto es si Trump estuvo involucrado en este proceso para amañar las elecciones. En el caso Watergate estaba claro porque se detuvieron a cinco personas. Aquí no se ha detenido a nadie y no está tan claro.

“Todo el mundo miente, es parte de nuestro ADN pero lo que hay que diferenciar es si esas mentiras esconden delitos”

En un momento de la investigación del Watergate, ustedes son conscientes que esto le puede costar el cargo a Nixon. Pero no inciden demasiado en este punto para no restarle credibilidad a su investigación. Con lo que hoy sabemos sobre Trump y sobre sus conexiones con Rusia, ¿hay suficiente base para que se produzca un impeachment contra el presidente actual?

La verdad es que en absoluto hay pruebas. No hay pruebas de la injerencia de Trump en el espionaje ruso, sólo hay un 5-10% de las preguntas respondidas. Imaginaros, en el caso Watergate tardamos más de dos años. En lo que refiere a Trump, llevamos sólo unos cuantos meses. Hay que tener paciencia, que es lo que nos cuesta tanto a los periodistas como a los espectadores. Los periodistas también debemos ser humildes y reconocer que no tenemos toda la información. Lo que conseguimos en el Watergate es demostrar que casi todos los que rodeaban al presidente Nixon estaban involucrados, que es lo que trataríamos de hacer también en la actualidad.

Sobre el autor Ver todos los artículos Web del autor

Miquel Pellicer

Periodista y antropólogo. Nacido el año en que murió Elvis. Educado en los medios de comunicación locales, es autor del blog MiquelPellicer.com. Actualmente, director de Estrategia y Comunicación en Grupo Lavinia. Palabras clave de su currículum: FC Barcelona, Mundo Deportivo, Ayuntamiento de Barcelona, Enderrock, Transversal Web. Galardonado en los Premios Blocs Catalunya 2010 y miembro fundador del BCN MediaLab. Autor del libro Optimismo para periodistas.

1 ComentarioDejar un comentario

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *