Bad News contra las fake news

Bad News es el juego con el que que los investigadores esperan “vacunar” al público contra las noticias falsas. La idea surge del Social Decision-Making Laboratory de la Universidad de Cambridge, construyendo un juego en línea, en el que los jugadores compiten para convertirse en “un magnate de la desinformación y las noticias falsas”. Construyendo un “imperio de fake news“, los creadores (Sander van der Linden y Jon Roozenbeek) esperan que los usuarios entiendan cómo funcionan las tácticas de propaganda. Y es que este ‘experimento’ se basa en técnicas de propaganda online y de teorías conspirativas actuales.

Los jugadores deben acumular seguidores virtuales de Twitter distorsionando la verdad, sembrando falsedades, dividiendo a la población y desviando su atención, aunque todo el tiempo, deben mantener la credibilidad a los ojos de su público. Una vez que un jugador ha demostrado una destreza en cada estrategia básica, se le recompensa con una insignia. En este camino de aprendizaje, los creadores han previsto incluso que los jugadores pueden optar por suplantar al presidente de los Estados Unidos y lanzar un tweet de una cuenta falsa, además de declarar la guerra a Corea del Norte.

Aspecto gráfico de Bad News

“La exposición a una versión débil de un argumento facilita su rechazo cuando se compara con otros más persuasivos. Si sabes cómo actúa alguien que trata constantemente de engañarte, se incrementa tu habilidad para detectar y resistir a las técnicas. Queremos ayudar a desarrollar “anticuerpos mentales” que pueden ofrecer cierta inmunidad contra la difusión de noticias falsas”, explica Sander van der Linden, director del Social Decision-Making Laboratory de la Universidad de Cambridge.

Experimento previo

En los Países Bajos, los investigadores realizaron un estudio piloto con adolescentes en una escuela secundaria holandesa usó una prueba temprana de papel y lápiz del juego, y mostró que la percepción de “confiabilidad” de noticias falsas disminuía en aquellos que jugaban en comparación con un grupo de control. El estudio piloto en los Países Bajos con una versión en papel del juego involucró a 95 estudiantes con una edad promedio de 16 años, divididos aleatoriamente en tratamiento y control. Esta versión del juego se centró en la crisis de los refugiados, y todos los participantes fueron presentados aleatoriamente con artículos inventados sobre el tema al final del experimento. Al grupo de tratamiento se les asignaron roles (alarmista, negacionista, teórico de la conspiración o clickbait monger) y se le asignó la tarea de distorsionar una hoja informativa del gobierno sobre solicitantes de asilo utilizando un conjunto de tarjetas que esbozan tácticas de propaganda comunes consistentes con su papel. Descubrieron que las noticias falsas eran significativamente menos confiables que el grupo de control, que no había producido su propio artículo falso.

Inoculación

La teoría psicológica detrás de la investigación se llama ‘inoculación’: una vacuna biológica administra una pequeña dosis de la enfermedad para generar inmunidad. De manera similar, la teoría de la inoculación sugiere que la exposición a una versión débil o desmitificada de un argumento hace que sea más fácil refutarla cuando se la confronta con afirmaciones más persuasivas “, dice Van der Linden.

“Tratamos de que los jugadores experimenten cómo es crear una filtro burbuja para que tengan más posibilidades de darse cuenta de que pueden estar viviendo en uno”

“No estamos tratando de cambiar drásticamente el comportamiento, sino que activamos un proceso de pensamiento simple para ayudar a fomentar el consumo de noticias críticas e informadas”, afirma Jon Roozenbeek.

Durante los próximos seis meses, Van der Linden reunirá información del juego, incluidos las puntuaciones de los jugadores en cuestionarios que evalúan el nivel de detección de tácticas que han utilizado en Bad News. “Creo que los usuarios llegan al lado oscuro para darse cuenta que podemos educar a nuestros conciudadanos en la detección de las malas prácticas”, dice el investigador. Los resultados de la investigación sobre Bad News se publicará en el Journal of Risk Research.

Suscripción a MiquelPellicer.com

Sobre el autor Ver todos los artículos Web del autor

Miquel Pellicer

Periodista y antropólogo. Nacido el año en que murió Elvis. Educado en los medios de comunicación locales, es autor del blog MiquelPellicer.com. Actualmente, director de Estrategia y Comunicación en Grupo Lavinia. Palabras clave de su currículum: FC Barcelona, Mundo Deportivo, Ayuntamiento de Barcelona, Enderrock, Transversal Web. Galardonado en los Premios Blocs Catalunya 2010 y miembro fundador del BCN MediaLab. Autor del libro Optimismo para periodistas.

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *