Cargando

Escribe para buscar

Watergate, 50 años después

Miquel Pellicer 28 junio, 2022

Tiroteos masivos en Estados Unidos: las visualizaciones de datos para explicar qué pasó en Uvalde

Miquel Pellicer 26 mayo, 2022

Los streamers del odio: de Christchurch a Buffalo

Miquel Pellicer 15 mayo, 2022

Libros para Sant Jordi y el Día del Libro 2022

Miquel Pellicer 22 abril, 2022

Cómo TikTok ayuda a impulsar la venta de libros

Miquel Pellicer 19 abril, 2022

Mapas y nuevas narrativas para entender la Guerra de Ucrania

Miquel Pellicer 5 abril, 2022

Propaganda y desinformación en la Guerra de Ucrania

Miquel Pellicer 26 febrero, 2022

Las tendencias de comunicación 2022

Miquel Pellicer 22 febrero, 2022

Un ‘estado pendular’ (en inglés: swing state), también llamado ‘estado en disputa’ (battleground state) o ¡estado púrpura’ (purple state), en política presidencial de los Estados Unidos de América, es una expresión mediática para referirse a aquellos estados del país que no tienen un candidato claro en las encuestas. La expresión de estado púrpura viene del hecho de que un estado que no es claramente mayoritariamente demócrata (azul) ni mayoritariamente republicano (rojo), es por tanto «púrpura», ya que este color es el resultado de mezclar rojo y azul en una paleta.

Desde las elecciones del año 2000, hay diez estados en los que el voto se ha repartido entre republicanos y demócratas: Colorado, Florida, Indiana, Iowa, Nevada, New Hampshire, New Mexico, North Carolina, Ohio y Virginia. Ha habido variabilidad en las elecciones de 2000, 2004, 2008 y 2012.

A estos diez estados, algunos analistas políticos están sumando estados que serán decisivos en la elección presidencial en 2016 como Pennsylvania y Wisconsin. Este reportaje quiere ser una análisis de los estados pendulares a través de las nuevas narrativas para explicar ´qué puede pasar el próximo 8 de noviembre cuando Hillary Clinton y Donald Trump se jueguen sus opciones en las votaciones en diferentes territorios de los Estados Unidos.