Cargando

Type to search

Social Media

Clubhouse: cómo puede ayudar a los medios de comunicación

Compartir

Sábado por la mañana. Llegando a casa después de hacer la compra. Mientras estoy ordenando los cartones de leche, una notificación de móvil me avisa que Ricard Castellet y Olga Suanya están hablando con una serie de personas en Clubhouse. En poco tiempo hay decenas de personas en la sala creada por Ricard. Cada uno está explicando su experiencia con esta nueva aplicación que ya tiene seis millones de usuarios registrados.

La casa club se encuentra en su fase "beta", lo que significa que aún se está probando y no está ampliamente disponible.  Cuando los usuarios son invitados y se unen, ven una pantalla de bienvenida.

Clubhouse, creada por Paul Davison y Rohan Seth, es una red de mensajería que apuesta de forma decidida por los mensajes sonoros y, sobre todo, por los audio chats. La idea es crear y acceder a salas, moderadas por los propios usuarios, en las que la gente habla entre ella y escucha conversaciones, tertulias, lecciones maestras de temáticas muy diferentes. Actores, músicos y empresarios están entre los usuarios que han dado charlas. En las últimas semanas, Mark Zuckerberg o Elon Musk también han estado hablando en salas con miles de usuarios. La experiencia es ‘aquí y ahora’, en directo y sin poder recuperar la conversación. No queda guardada y la espontaneidad es un valor a destacar.

En Clubhouse las charlas no se guardan y la espontaneidad es un valor a destacar

Ricard me pregunta si quiero intervenir. Entro en directo al pie de la nevera. Me aclaro la voz y durante unos minutos comparto mi experiencia. Llevo unas semanas en la aplicación. Marta Alonso, creativa y consultora de marcas, desde Miami me pasó una invitación. A partir de aquí, probar Clubhouse, intervenir en algunas conversaciones y escuchas otras conversaciones. Hace unos días estuvimos hablando de periodismo y de plataformas digitales en una sala organizada por Carles Planas, junto a Janira Planes y Enric Botella. Un jueves por la noche, contraprogramando el debate de las elecciones autonómicas en TV3. Pues nada mal. Unas decenas de personas nos escucharon e intervinieron.

Así pues, ¿cómo puede ayudar Clubhouse a los medios de comunicación? Comparto algunas ideas de las que salieron en esta charla y otras anotadas en mi actual cuaderno de bitácora: #ComunicaciónQueImporta, la newsletter que envío cada semana en Substack:

1.Repensando el social media.

Las aplicaciones de ‘audio-sociales’ ganan importancia en esta época de aislamiento social masivo por culpa de la pandemia y en un momento de fatiga del elemento pantalla. Clubhouse asciende en este ecosistema de redes sociales compitiendo directamente con TikTok, Zoom y Twitch. Mientras que en las dos primeras la atención y concentración son máximas por la necesidad de crear contenidos o atender lo que hay en la pantalla, Twitch y, sobre todo, Clubhouse son como la radio de siempre, las tienes encendidas y escuchas; y puedes hablar mientras conduces, lavas los platos o abres la nevera. Clubhouse es una acción complementaria en nuestras vidas, acompaña e interacciona en paralelo. No despreciemos el valor del ‘acompañar’ en una era de soledad global.

No despreciemos el valor del ‘acompañar’ en una era de soledad global

2.El audio como camino a seguir.

Asistentes de voz, audio-libros, podcast, aplicaciones sociales de audio… “El futuro de las redes sociales es pura charla”, como dice la periodista especializada en tecnología de WIRED, Arielle PardesComo enumera Pardes, más allá de Clubhouse, Spaces, Fireside, Stereo, Wavve, Riffr, Spoon y otras aplicaciones sociales de audio (y Facebook, al acecho). completan este círculo virtuoso del audio en la época dorada del podcast y los asistentes virtuales. Se estima que los servicios de música, audiolibros y podcasts alcancen los 10.000 millones en ingresos, un 19% más que el año pasado, según datos de la Consumer Technology Association (CTA).

Se estima que los servicios de música, audiolibros y podcasts alcancen los 10.000 millones en ingresos, un 19% más que el año pasado

Los medios deconstruyen su marca en otros productos, para nuevas audiencias y nuevas plataformas. Podcasts temáticos, shows que se convierten en capítulos sonoros, newsletters que se convierten en boletines sonoros, informes que son archivos sonoros con voces amigas, magazines sobre humanismo tecnológico que interactuan con asistentes de voz. Estamos en un momento interesante para lo que el profesor de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), Carlos A. Scolari, denomina #MediaEvolution. El mundo transmedia que surge más allá de los productos de ficción para ser el eje de cómo los medios de comunicación cuentan la realidad.

3.Prescriptores, en nuestros oídos

El éxito de esta incipiente red social también tiene que ver con cómo famosos como el músico Drake, los actores Ashton Kutcher y Jared Leto o el mismísimo cofundador de Tesla, Elon Musk o Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, se han unido a diferentes salas de Clubhouse. Cantantes, actores, líderes tecnológicos, empresarios de perfil alto, prescriptores y influencers están empujando con fuerza. No es la imagen por la imagen, es el contenido y el argumento sonoro lo que añade valor. No vale aparentar, hay que compartir y aportar contenido de calidad.

No es la imagen por la imagen, es el contenido y el argumento sonoro lo que añade valor

4.Los próximos paywalls serán sonoros

El contenido de calidad nos pone ante la oportunidad de darle una vuelta a los paywalls o muros de pago que los medios de comunicación están desarrollando ya en sus webs. Los muros de pago tienen sentido por la mezcla entre contenido de calidad y experiencias únicas. El ‘Video On Demand’ de Netflix, Disney+ o HBO cobra sentido si las comparamos con las experiencias sonoras. Y el contenido de calidad en Clubhouse puede significar monetizar las charlas con personajes relevantes o contenidos con un valor añadido más allá del contenido ‘commodity’.

El contenido de calidad en Clubhouse puede significar monetizar las charlas con personajes relevantes o contenidos con un valor añadido más allá del contenido ‘commodity’

Substack, igual que Patreon o Medium, nos aporta esta visión de cómo las suscripciones a productos periodísticos son la combinación entre micropagos, datos, información relevante y experiencias periódicas. Pero la reinvención de los modelos de pago no tienen sentido en los medios de comunicación sino entendemos el siguiente punto. Interesante, en este sentido, este artículo: ‘Medium Vs Substack: Which Platform Is Best To Make Money Writing?

5.Construir comunidades

La necesaria evolución de las empresas de medios, a mi entender, viene determinada por su capacidad de entender que, igual que las marcas (que no las empresas) son propiedad de los consumidores, los medios de comunicación los potencian y los transforman los usuarios: lectores, oyentes, espectadores o, en general, ‘prosumers’, que crean y consumen contenidos.

Ben Thompson en Stratechery afirma que “la diferencia más obvia entre Clubhouse y podcasts es lo mucho más fácil que resulta tanto crear una conversación como escucharla. Este cambio de paso está muy en línea con el cambio de los blogs a Twitter, de la publicación de sitios web a Instagram o de YouTube a TikTok”. Para Thompson el éxito de Clubhouse “está en que centraliza la creación y el consumo en un circuito de retroalimentación. De hecho, los consumidores de conversaciones pueden, al levantar la mano y ser reconocidos por el moderador, convertirse en creadores en cuestión de segundos”. ¡Prosumers, prosumers, prosumers!

El éxito de Clubhouse está en que centraliza la creación y el consumo en un circuito de retroalimentación. Es el clímax para los prosumers

¿Por qué no subirse a la ola, probando estas nuevas oportunidades de construir una audiencia fiel, motivada y creadora de contenidos? La verdad está ahí fuera como diría el protagonista de la serie X-Files, Fox Mulder. Y también nuestra audiencia global, en Madrid, Quito o Nueva York.

6.Moderar contenido

El crecimiento exponencial de Clubhouse significa frescura pero también desorden. Es un territorio nuevo a explorar. Es un territorio nuevo para crear. Y obvio, para moderar. Para lanzar temas, propuestas, conversaciones, nuestros contenidos y, por supuesto, moderar. La moderación es una oportunidad muy valiosa. Será que con Clubhouse podemos ser los ‘gate keepers’ del siglo XXI.

Como dicen Taylor Lorenz y Erin Griffith en New York Times, “En miles de salas de chat todos los días, los usuarios de Clubhouse han mantenido conversaciones sin restricciones sobre temas tan variados como la astrofísica, la geopolítica, la representación queer en Bollywood e incluso la poesía cósmica”. Ideas, temas, tendencias, declaraciones… hay que estar atentos a estos nuevos flujos sonoros.

7.Posicionamiento y comercialización

El periódico ‘El Economista’ es el primer medio español con sala en Clubhouse. Antonio Lorenzo, periodista de este medio y uno de los impulsores del nuevo canal me cuenta que el objetivo es tener contacto con los lectores y ganar en interacción. Cada día, El Economista cuenta sus principales titulares y hay un diálogo entre los profesionales y los lectores. “Aquí no se trata de leer noticias ni de ser una radio”, explica Lorenzo y matiza: “es un espacio de conversación”. En este sentido, en ‘El Economista’ apuntan que, además del posicionamiento, la comercialización es un aspecto que es interesante para el medio.

De momento, Clubhouse nos permite interactuar en cualquier lugar de nuestra casa o de la calle. Hace unos díaslanzamos una charla con el experto digital Jaime Casas desde una calle del barrio de Gràcia en Barcelona. El ‘cojín sonoro’ fueron las personas que pasaban a nuestro lado, en bici, paseando el perro o charlando con sus hijos. De momento lo que no permite es escribir este artículo mientras me preparo el desayuno. Esto lo dejaré para la próxima Inteligencia Artificial que escribirá este blog.

>> Puedes encontrar estos y otros contenidos sobre comunicación, periodismo y redes sociales en la newsletter #ComunicaciónQueImporta. ¿Aún no te has suscrito?

Miquel Pellicer

Periodista y antropólogo. Nacido el año en que murió Elvis. Educado en los medios de comunicación locales, es autor del blog MiquelPellicer.com. Actualmente, director de Comunicación Digital en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Anteriormente, director de Innovación de Interprofit; director de Estrategia y Comunicación en Grupo Lavinia. Otras palabras clave de su currículum: FC Barcelona, Mundo Deportivo, Ayuntamiento de Barcelona, Enderrock, Transversal Web. Galardonado en los Premios Blocs Catalunya 2010 y miembro fundador del BCN MediaLab. Autor de los libros 'Optimismo para periodistas' y 'La Comunicación en la era Trump'.

  • 1

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *