3 razones para incorporar chatbots en el periodismo

Matthew Hurst

2016 es el año de la realidad virtual y los chatbots. Aunque estos últimos no son nueva tecnología, empresas como Apple, Facebook y Google están invirtiendo en el sector y explorando nueva maneras para programar bots más humanos. Hasta ahora hemos visto chatbots que reservan vuelos o mesas para comer, pero pocos son capaces de mantener una conversación fluida con el usuario.

Como servicio al ciudadano, el periodismo debe experimentar nuevas plataformas digitales para acercarse a los usuarios y facilitar la información. En este post anterior se presentan los chatbots y medios que han apostado para sumarse a esta inovación tecnológica.

Estas tres razones para invertir en los chatbots pueden ayudar al periodismo a buscar nuevas formas de presentar histórias y acercase a la audiencia:

1. No quedarse fuera

Solamente el 35% de los usuarios de smartphone se descargan alguna app al mes. Por otra parte, el 65% de los usuarios de smartphone usa excusivamente cinco o diez apps. Este desinterés provocado por la abrumadora oferta, el tiempo de descarga y las frecuentes actualizaciones ha despertado la curiosidad por desarrollar los servicios de mensajería instantánea y los chatbots.

En España, las búsquedas en Google alrededor de chatbots se han triplicado en los últimos dos meses:

Chatbots Spain trends

El auge de las chat apps y el mayor uso del dispositivo móvil para leer las notícias ha provocado que los editores están experimentado con servicios de mensajería instantánea para llegar al público sin estar fuera de la conversación,según escribe el periodista digital Stephen Abbot.

2. Llegar a los más jóvenes

Barot y Oren argumentan en su libro Guide to Chat Apps que los millenials són el público más difícil de rastrear, pero que pueden responder positivamente a las plataformas de mensajería instantánea.

En España, el 57% de los usuarios usan a dirario servicios como Whatsapp o Telegram, en comparación al 16% que publican contenido en las redes sociales. Usa el siguiente gráfico para comparar el uso de las chat apps por parte de los españoles con la media de la Unión Europea:

 

3. Descubrir nuevas formas de storytelling

Los chatbots pueden presentarse como puertas de entrada a la web a través de Telegram o Facebook para redirijir a las audiencias. Un ejemplo es el nivel conversacional de la app de Quartz para iPhone.

Otra opción es la de ampliar información en un período o tópico determinado. Un ejemplo es Politibot, una herramienta de Telegram desarrollada por periodistas españoles para explicar las elecciones españolas a través de texto, gráficos y audio.

Una tercera vía es la de presentar personajes externos como puertas de entrada y salida a la notícia. En el último #BuildtheNews hackathon organizado por The Times of London Sunday Times, estudiantes de la Birmingham City University presentaron un formato largo con Telegram bots y realidad virtual para atraer audiencia y presentar información adicional a lo largo del reportaje.

Entrevistaron a tres expertos en la materia y crearon tres perfiles (bots) en Telegram con los que el usuario podía interactuar a través de videos, audio y un menú de preguntas y respuestas:

Como hemos visto, los chatbots permiten acercarse a la audiencia y captar su interés, ofreciéndole una puerta de entrada a la noticia. Sin embargo, no debería usarse como lector de RSS o para presentar el mismo contenido propio de la web. Al igual que la fotografía, el infográfico o la realidad virtual, los chatbots necesitan un porqué y un contexto en la notícia.

Sobre el autor Ver todos los artículos

Maria Crosas

Periodista interesada en la visualización de datos y nuevas tecnologías. Este último año ha experimentado con la realidad virtual y chatbots mientras cursaba Periodismo Online en la Birmingham City University. En su blog, escribe sobre periodismo digital dentro y fuera las redacciones. Telegram bot:telegram.me/dinfografia

2 ComentariosDejar un comentario

Leave a Reply

Tú email no será publicado. Los siguientes campos son necesarios *