‘La comunicación en la era Trump’, mi nuevo libro

Barcelona, finales de julio. El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, acaba de dimitir. Es viernes por la tarde y ha dejado su cargo por desavenencias y desencuentros con el presidente Trump después de seis meses. Del color de su corbata, a la forma de expresarse, hasta por el contenido; Trump no tenía en buena estima al cuarentón de Nueva York. La dimisión del portavoz del gobierno estadounidense no es algo para tomárselo a broma y menos después de los constantes desencuentros de la administración Trump con los medios de comunicación. Yo tampoco me lo tomo a broma, ni mucho menos. Spicer es uno de los actores destacados en esta obra en la que en el escenario intentó plantar a los personajes más importantes en la comunicación de Trump y en los medios de comunicación. Esta historia pone el foco en los seis primeros meses de la administración Trump nos da potentes pistas sobre la realidad de los medios de comunicación en los últimos años.

Con este libro aprenderás sobre: Periodismo, Redes Sociales, Donald Trump, Comunicación, Política,Tendencias, Marketing, Trumpismo, Posverdad, Fake News, Fact Checking, Televisión, Prensa, Internet, Trump Communication Machine, Propaganda, Trolls, Hechos Alternativos, Alt-Right, Crooked Media, Cuckservative y Rusiagate

A lo largo de 2016, una serie de desayunos y cafés con mi buen amigo Ferran Morales despertó el interés de ambos por realizar un proyecto común sobre las elecciones en Estados Unidos. Después de ocho años de administración Obama, se presentaban unas primarias interesantes tanto en el lado republicano como en el demócrata.

Elecciones Estados Unidos: Actos y mítines clave en la victoria de Trump y la derrota de Clinton

Los swing states que pueden decidir las elecciones en Estados Unidos

Estados Unidos: Los actos y mítines de la campaña electoral 2016

POTUS Prediction: ¿Donald Trump o Hillary Clinton?

Trabajamos una serie de contenidos que eran mezcla de nuevas narrativas. A través de interactivos, infogamings e infografías, explicamos el sistema electoral estadounidense, los swing states y los principales lugares por donde pasaban las campañas de los candidatos. En este último caso, se unió a estos contenidos —que se pueden consultar en mi blog— otro buen amigo, Carles Vila.

 

Los demócratas enfocaban la elección de su candidato en una lucha entre el continuismo de Hillary Clinton y la visión fresca de Bernie Sanders. En el lado republicano, se presentaba una formulación mucho más abierta entre una decena de candidatos de una escala de grises bastante amplia. El año 2017 será un punto de inflexión para la historia de Estados Unidos y su papel en el mundo. Donald Trump se convirtió el 20 de enero en el 45.º presidente de Estados Unidos. Esta fecha no solo significa el fin de ocho años de mandato de Barack Obama, sino también una nueva era en las relaciones de Estados Unidos con sus aliados, de la presidencia con los ciudadanos y, en particular, con los medios de comunicación.

¿Quieres conocer los contenidos de el libro? Índice de ‘La comunicación en la era Trump’

Durante los últimos años, he escrito diferentes artículos sobre la comunicación política por el interés que me despertaba una figura clave como Barack Obama. Con esta perspectiva y el aprendizaje previo, Trump me parecía un personaje igualmente digno de estudio y análisis. Y sí, he sobrevivido al síndrome de Estocolmo que en algún momento pareció afectarme.

– ¿Cómo comprar ‘La comunicación en la era Trump’?

Este libro plantea una serie de retos que me gustaría compartir contigo, lector o lectora. El primer reto que plantea La comunicación en la era Trump es que analizamos un periodo en constante cambio, con informaciones y proyecciones en tiempo real. Es difícil aislar los conceptos y la narrativa de los acontecimientos que cada día durante estos últimos años ha sucedido con el candidato y después presidente Donald Trump. Spicer, Stephen Bannon y fenómenos como el Rusiagate han ido evolucionando a lo largo de los meses.

Las primarias republicanas y las elecciones norteamericanas ya fueron una auténtica demostración de lo que podía suceder meses después con un Trump en la Casa Blanca, y durante este tiempo el magnate ha demostrado una continuidad que solo se ha visto interrumpida con algunos gestos puntuales. Encontrar la medida para analizar semana a semana, día a día, este período de enorme interés periodístico, ha sido un reto que ya parecía complejo meses antes y que se ha confirmado en cada página.

Por otra parte, encabezar este libro con la palabra comunicación hacía despertar el interés más allá de lo puramente accesible a través de los medios de comunicación. Había que hacer un ejercicio holístico sobre de qué forma los medios de comunicación están evolucionando. Medios de comunicación, redes sociales, gestión política, series de televisión, fenómenos como las fake news, etc. Había mucho por donde escarbar.

Este libro está construido sobre la premisa de dos ejes que son fundamentales. Por un lado, analizar el ecosistema global de los medios de comunicación y el periodismo, en general. Por otro lado, la llamada Trump communication machine

Pero que conste, este libro está construido sobre la premisa de dos ejes que son fundamentales. Por un lado, como decía anteriormente, analizar el ecosistema global de los medios de comunicación y el periodismo, en general. Por otro lado, la llamada Trump communication machine. Respecto al primer eje, se insiste en analizar los medios desde una perspectiva de cambio evidente tras años en los que la crisis de definición, modelos de negocio, de legitimidad y de credibilidad marcaban sus principales características y su desarrollo. En los últimos años no ha habido semana en que no haya intentado plasmar en diferentes artículos las principales tendencias del periodismo y los medios de comunicación en la actualidad. Y es que de la crisis hemos pasado al florecimiento de múltiples proyectos que vinculan la innovación y las nuevas narrativas. Por otra parte, los medios de comunicación y los periodistas desde la visión de cambio están aportando notables aportaciones que nos motivan y nos ponen en aviso.

Por otro lado, hay un segundo eje muy importante. En los últimos meses, en múltiples artículos se habla de la llamada Trump communication machine. La máquina de comunicación de Donald Trump es la maquinaria propagandística que ha tenido una continuidad en los años de expansión del magnate en los medios de comunicación, pero también en su etapa en las primarias republicanas, en las elecciones presidenciales, así como en su etapa como presidente electo y presidente en plenas funciones. Simplemente, me fascina Donald Trump, un candidato al que nunca votaría pero que me produce mucho interés. Igualmente, me fascina la ligereza con la que muchos medios de comunicación y analistas han tratado al candidato Trump y siguen tratándolo como presidente. El magnate puede ser muchas cosas, pero no es un advenedizo ni un estúpido. Te puede gustar o no su ideología (si es algo más que ganar dinero y autopromocionarse), pero jamás puedes infravalorar sus capacidades. Y en el ámbito de la comunicación, menos.

A principios de 2017, pocos días después de su ceremonia de «coronación» en Washington, creé Trumpland Media, un blog para hacer un seguimiento de mandato. Dicho espacio ha sido durante estos meses una forma de ir anotando lo que sucedía en la presidencia de Trump, complementando con la cuenta de Twitter @trumplandmedia. Ambos canales, servirán para seguir enriqueciendo los contenidos de estas páginas.

Trumpland Media, blog de análisis

Por otra parte, te cuento algo más bien personal. Tras escribir ‘Optimismo para periodistas‘ (UOC, 2014) a cuatro manos con mi colega y amiga Marta Franco, escribir un segundo libro con mis diez dedos y mi cerebro se planteaba un reto muy complejo. «No hay miedo, no hay miedo», me he repetido en los últimos meses; pero lo cierto es que mi pequeño censor me iba contaminando con pensamientos negativos que se resumían con algo así como «no serás capaz, tira la toalla». Escribo habitualmente en mi blog miquelpellicer.com, en Next Media del Grupo Lavinia, así como en medios de comunicación como Panenka; pero dejar plasmado en papel mis pensamientos siempre me ha parecido algo serio. Y más teniendo en cuenta que aquí estamos a caballo de la comunicación política y el periodismo.

Para complementar la visión del tema, además, he querido incluir una serie de entrevistas a personas destacadas con las que he compartido momentos interesantes. Son un buen complemento para rematar una visión rica y plural en matices. Este libro se ha planteado como algo necesario. ‘Optimismo para periodistas’ analizaba las claves para entender los medios de comunicación en la era digital. En el propio libro, el periodista y experto en tecnología Albert Cuesta se atrevía a considerar, a priori, que hablar de optimismo en aquel momento era una temeridad o una inconciencia. Era una provocación con la que Franco y yo quisimos llamar la atención a nuestros compañeros en momentos de moral baja.

En ‘La comunicación en la era Trump‘ vuelvo a querer provocar llamando la atención sobre un personaje como es el actual presidente de Estados Unidos. Además, me interesa contar qué está pasando con los medios de comunicación a nivel global, en una visión de claroscuros.

‘La comunicación en la era Trump’ ya está disponible en:

Censura en Internet: se multiplican los métodos de manipulación informativa

Los gobiernos de todo el mundo han aumentado drásticamente sus esfuerzos para manipular la información en las redes sociales durante el año pasado. Los regímenes chinos y rusos fueron pioneros ya hace una década en el uso de métodos para distorsionar los debates online y reprimir la disidencia. El problema es que los métodos de censura en las redes sociales y en la Red, en general, se han vuelto una práctica global. El informe ‘Freedom on the Net 2017‘ es muy claro: Por séptimo año consecutivo se detecta una disminución general de la libertad en Intenet. Leer más

Las marcas, los nuevos medios de comunicación

Titular de esta forma en un blog de periodismo puede ser casi un sacrilegio. Una blasfemia para la profesión. Pero es la apuesta más fuerte que están haciendo marcas e instituciones tal y como estamos comprobado en los últimos años. Ya hemos sobrepasado las buenas ideas de Coca-Cola, Red Bull o Starbucks. Ahora las marcas crean, producen y distribuyen contenidos al mismo nivel o superior que los medios de comunicación. Leer más

Los mejores artículos sobre periodismo: octubre 2017

Mejores artículos octubre 2017

Avanzando en las nuevas narrativas, los nuevos modelos de negocio y el estado del periodismo en general. Estamos ante una nueva entrega de los mejores artículos del mes con un desarrollo sobre el nuevo periodismo, las redes sociales y el marketing de contenidos. El papel de Whatsapp, Netflix, la influencia de la inteligencia artificial, Facebook o los chatbots. La curación de contenidos de octubre de 2017 cuenta con los siguientes artículos:

Los mejores artículos sobre periodismo: agosto-septiembre 2017

Lectura en el sofá de los mejores artículos

Este es el recopilatorio de artículos sobre periodismo, redes sociales y marketing de las últimas semanas. Esta curación de contenidos es una tarea diaria en la que apuntamos algunos de los puntos de vista más personales sobre lo que realmente parece interesante en el desarrollo de la profesión periodística y en el ámbito de la comunicación en general.

Reflexiones de comunicación sobre el atentado de Barcelona

Pasados unos días, necesito aclarar mis ideas sobre el papel del periodismo y la comunicación, en general. Hemos vivido unos días intensos desde el jueves pasado cuando se produjo el atentado en Barcelona y la posterior acción terrorista en Cambrils (Tarragona). El terrorismo ha golpeado cerca de nuestra puerta y nos ha pillado de sorpresa, por muy esperada que fuera la sensación que algun día nos iban a golpear.

En este punto, la comunicación es fundamental, la que ejercen los organismos e instituciones, y el que ofrecen los medios de comunicación. A partir de ahí, comparto algunas reflexiones que no creo que puedan elevar a la categoría de lecciones.

1. Necesitamos un periodismo riguroso, honesto y respetuoso

En la época del clickbait y de los medios financiados por las páginas vistas y los shares, ciertas estrategias en la distribución de contenidos ha rozado la impudicia. Hay que evitar que mande el criterio del sensacionalismo y la espectacularidad de las imágenes. En situaciones de estas características, la toma rápida de decisiones puede hacer tomar decisiones no demasiado acordes con los criterios deontológicos. Pero estos tienen que están interiorizados en nuestro ADN como periodistas. Fundamentales, en este caso, recomendaciones sobre la cobertura informativa de actos terroristas, como los que tienen publicados el Col·legi de Periodistes de Catalunya y el Consell Audiovisual de Catalunya.

2. Luchar contra las noticias falsas y bulos

Las noticias falsas no se producen sólo en Estados Unidos cuando Donald Trump se dirige a sus seguidores en los mítines o cuando el presidente habla sobre el éxito de público de su ceremonia de investidura en Washington. Los bulos y noticias falsas se producen por miedo, mala intención o malas prácticas. Nos incluyen a todos nosotros como ciudadanos y, a algunos como periodistas. La constrastación de la información es fundamental para no colaborar con la difusión de contenidos tóxicos. El discurso del odio contra minorías o grupos culturales también se construye a través de rumores y noticias sin contrastación. Tenemos que ser conscientes cómo se construye el odio en el ecosistema de los medios de comunicación.

3. La imagen no es neutra

Una de las reflexiones más lúcidas sobre este asunto la encontramos en el hilo publicado en Twitter por Francesc Pujol, director del Media, Reputation and Intangibles Center de la Universidad de Navarra.

Hay que encontrar el equilibrio para lo que difundamos sea informativamente relevante, teniendo en cuenta el derecho de las víctimas, sean heridos o fallecidos, teniendo en cuenta además, la importancia de defender el derecho de los menores. El debate y la crítica a muchos periódicos, por otro lado, se ha basado en general a la elección de la fotografía de portada al día siguiente del atentado.

¿Se pueden mostrar imágenes de refugiados ahogados en las costas europeas pero no de fallecidos por actos terroristas? El hilo de Pujol viene a diferenciar entre aquellas imágenes que, producto de ataques terroristas, sirven para paralizar y atemorizar a la población en una batalla psicológica. La reflexión de Pujol es muy potente pero los medios han puesto voz a sus dudas o a sus intenciones y hay discursos igualmente interesantes que habría que escuchar más allá de la crítica fácil. Algunos ejemplos:

‘Con perdón, tengos dudas’ por Fernando Mas

‘La historia de la fotografía que dio la vuelta al mundo’ por Emilio Pérez de Rozas

4. Ciudadanos con responsabilidad

Pero de la misma manera que los periodistas tenemos responsabilidad sobre lo que publicamos o difundimos, los ciudadanos también tienen responsabilidad sobre lo que distribuyen en sus perfiles sociales. Las imágenes más duras que vi minutos después del atentado no fue en los medios de comunicación sino en las redes sociales de usuarios anónimos. Más concretamente, en perfiles de usuarios de Instagram que publicaron vídeos sobre heridos y muertos en el suelo de la Rambla barcelonesa. Arcadas y ganas de vomitar. El periodismo ciudadano y el ‘user generated content’ (UGC) tienen sus límites y como usuarios de canales sociales no podemos seguir pensando que todo vale para ganar seguidores o likes.

Por otro lado, el primer instinto de las personas que están cerca de el lugar de un atentado terrorista no puede ser grabar indiscrimidamente lo que está sucediendo. Por ética y por evitar entorpecer las labores policiales.

Desde un primer momento, los canales sociales de los cuerpos policiales y de emergencias pidieron a los ciudadanos que no distribuyeran información ni imágenes que pudieran entorpecer la labor policial.

5. La comunicación corporativa no es marketing

No es periodismo pero cada vez está ganando más importancia en las facultades de comunicación. Cuando habitualmente me toca hacer alguna charla a estudiantes de periodismo o comunicación audiovisual, muchos fruncen el ceño cuando les comento que la comunicación corporativa es una buena salidad profesional. Estos días se está demostrando con la buena comunicación de la Policia Nacional (@policia), la Guardia Civil (@guardiacivil), Ajuntament de Barcelona (@barcelona_cat) y, sobre todo, los Mossos de Esquadra (@mossos) o la Direcció General de Protecció Civil (@emergenciescat).

Sólo la cuenta de los Mossos en Twitter pasó de 150.000 seguidores a 240.000 en 24 horas desde el jueves pasado. Y es que se ha demostrado la importancia de la comunicación corporativa si es rigurosa, realiza un buen servicio público, es colaborativa y viral. Este lunes 21 de agosto, cuatro días después del atentado, @Mossos distribuyó a las 13 horas las fotografías del autor del atropellamiento masivo, Younes Abouyaaqoub. La policia catalana pedía colaboración para encontrar pistas del paradero del terrorista a través de las redes sociales y medios de comunicación. Tres horas después una vecina de Subirats llamó a la policia y su feedback sirvió para acorralar al joven asesino.

6. La gestión de crisis, fundamental en la comunicación actual

En la comunicación corporativa, los incidentes de perfil alto como pueden ser accidentes, ataques
terroristas, epidemias y desastres naturales deben tener protocolos de actuación y gestión de crisis muy claros. La comunicación, de la misma forma que la acción policial, no se improvisa. La gestión de crisis es fundamental, incluyendo la gestión continua de conflictos potencials y las iniciativas de comunicación de riesgos, que sirven  para contrarrestar el alto grado de incertidumbre que se produce en estas situaciones.

En ‘Relaciones Públicas, estrategias y tácticas’ de Dennis Wilcow, Glen Cameron y Jordi Xifra se describe un esquema de cómo comunicar en momentos de crisis.

Comunicar en momentos de crisis

7. Comunicación multilingüe

En un mundo globalizado, las personas que nos dedicamos al mundo de la comunicación, ya estemos al lado institucional, organizativo o en los medios de comunicación, se nos debe exigir un buen dominio de los idiomas. El atentado de Barcelona como en muchos otros casos ha provocado víctimas de muchos países diferentes. El foco por tanto se nos abre a un único mensaje pero distribuido en diferentes lenguas. La Generalitat de Catalunya, en este contexto, ha difundido mensajes en las redes sociales en catalán, castellano e inglés. En las ruedas de prensa se han dado explicaciones además en francés y las comunicaciones policiales se han multiplicado para hacer llegar el mensaje con total normalidad. En este sentido, está fuera de lugar el plantón de algún periodista al Mayor de los Mossos de Esquadra,  Josep Lluís Trapero, por expresarse en catalán y castellano. La reacción de normalidad de Trapero ha convertido su respuesta ante el periodista en fenómeno viral y trending topic mundial: “”Bueno, pues molt bé, pues adiós”.

8. “No tinc por”, la fuerza de los lemas

“No tenemos miedo”, “No tinc por”, “No tenim por”,… la ciudadanía, los ciudadanos de Barcelona han dado ejemplo y los medios de todo el mundo han difundido el mensaje en catalán. La vida sigue, con mucho dolor, pero la vida debe seguir como pasó en París, Bruselas, Bagdad u otras ciudades del mundo que se han visto golpeadas por atentados terroristas.

Como lo fue el “Je suis Paris” o el “Je suis Charlie”, la comunicación global se llena de lemas globales para unir y crear comunidad. Es el momento de la respuesta, del evitar el terror y convertir nuestras palabras en liberación ante los temores y los asesinos.

Atentado en Barcelona: las portadas de todo el mundo

“Han tancat la Rambla” (Han cerrado la Rambla), dice el periodista catalán Enric González. “Los sentimientos de rabia y estupor son los mismos en Barcelona, París, Jerusalén o la frontera ruandesa”. Pero hoy sentimos que nos han golpeado en casa. Uno de los 13 fallecidos podríamos haber sido nosotros. Y tenemos la sensación que hemos vivido una jornada negra pero que el periodismo y los buenos periodistas han informado de forma notable. Nuestros periódicos, nuestras radios, nuestros digitales o nuestras televisiones nos han advertido y nos han informado sobre lo que pasaba en Barcelona o en Cambrils. Ha habido algunos errores evidentes pero el tratamiento ha puesto de relieve el poder de las redes sociales y la respuesta de la ciudadanía en momentos de crisis.

Nuestra ciudad ha sido golpeada y tristemente ha sido portada en todos los medios del mundo pero estamos orgullosos de no tener miedo, de nuestra valentía y nuestros ciudadanos que se movilizan y que han ofrecido comercios, hoteles, taxis y otros servicios públicos.

Informes 2017: tendencias, innovación y comunicación

Tendencias, informes e innovación en comunicación

Desde principios de año se pueden contar por decenas los informes sobre tendencias en comunicaciónperiodismotecnología y redes sociales. Casi ocho meses después queremos poner punto y seguido en esta recopilación que aún tendrá otros documentos clave hasta final de año. Ahora ponemos sobre la pista algunos de los documentos de mayor interés. Aquí encontrarás casi treinta informes de diferentes fuentes y orígenes.
Leer más

Jonah Peretti: lecciones de periodismo desde Buzzfeed

Jonah Peretti, CEO de Buzzfeed

Hace aproximadamente un año hablamos sobre Jonah Peretti, CEO de Buzzfeed, en sus reflexiones sobre la expansión internacional de una de las páginas de entretenimiento más famosas del mundo. Ahora, Peretti ha llegado a Madrid y ha condensado en una entrevista de Eduardo Fernández (El Mundo) algunas de las mejores ideas sobre la viralización de contenidos y la producción de contenidos. Más allá de la creencia que Buzzfeed son sólo gatitos y vídeos para ‘cocinillas’, una pequeña clase maestra en formato de declaraciones para estar muy atento: Leer más